►LECTURAS MOVILIZADORAS

LIBROS PARA PENSAR

Se dice que Carl Sagan fue una de las figuras más influyentes en las mentes de los jóvenes de la segunda mitad del siglo XX. En mi caso fue así a partir de la fabulosa serie Cosmos que disfruté por canal abierto y luego a través de los VHS que compré puntillosamente.

La serie Cosmos, un viaje personal,  fue uno de los primeros documentales sobre ciencia traducido a casi todos los idiomas, y logró recorrer el mundo sorprendiendo a jóvenes y viejos y mostrándoles la belleza del universo de una forma nunca antes vista. Apoyada en esa magnífica música Vangelis Style, que le daba un cierto aire de reverencia religiosa, parecía que Sagan proponía no sólo una visión teleológica del Universo sino una nueva forma de devoción por el Cosmos en general y por la vida en particular: “Somos hijos de las estrellas”,  solía repetir.

Fue una persona muy feliz y agradecida, buscando respuestas a todo, y muchas veces encontrándose con preguntas mayores. Se consideraba un agnóstico, y leí una vez que su  esposa, Ann Druyan afirmó ante una pregunta que le hicieran sobre la religiosidad de Sagan:  “Carl nunca quiso creer, él quería saber.”

Si traigo esta historia es porque de alguna manera mis lecturas sobre religión (básicamente la judeo cristiana) buscan “saber”, “entender”, antes que “creer”. Debo decir que este proceso “creer” al menos como se nos demanda “creer” desde las instituciones, se me hace difícil, cuando no imposible. Es cierto que la fe se define como la certeza de lo que no se ve, o en otras palabras la certeza de lo que no se puede comprender, pero eso no significa que la religión sea irracional. Pero se llega un punto en que lo que se cree, expresado en un manifiesto como el Credo, solo debe creerse sin ningún tipo de explicación o mejor dicho a veces en contra de todo tipo de razonamiento o hipótesis.

En la vida todo tiene su tiempo, hay un tiempo para creer, y otro para descreer. Yo estoy en un momento de la vida en que dogmas, doctrinas, creencias, que se repiten una y otra vez como si fueran revelaciones irreprochables, no me convencen y más aun me parece que son creaciones humanas destinadas a sostener necesidades existenciales o de poder.

Comparto algunos de los textos que me han acompañado en esta búsqueda de preguntas que abren más preguntas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s