► EL NIÑO HA NACIDO

EL NIÑO HA NACIDO

“Porque los judíos piden señales, los griegos buscan sabiduría, mientras que nosotros anunciamos un Mesías crucificado, escándalo para los judíos, locura para los paganos”

Primera carta de Pablo a los Corintios. Cap. 1:22

Tiempo de Navidad. Nuevamente el ciclo del año se termina, el calor acude a su cita en nuestro hemisferio y el espíritu y las vidrieras navideñas se revisten de los colores navideños. Los cantos de adviento anuncian la llegada del Niño de Belén y nos preparamos a entonar los antiguos y bellos himnos que aprendimos en nuestra niñez. Son esos cantos los que precisamente sostienen irreflexivamente una cascada de imágenes de postal que deleitan a niños y grandes: el pesebre, los ángeles, los pastores, el buey y el asno, José y María, la estrella, los magos de oriente y una infinidad de personajes locales tan variopintos como los ritmos que acompasan los textos.

Otros artículos sobre la Navidad en este blog

Los cristianos somos paganos

Navidad pagana, Navidad cristiana

Todo este universo de sonidos y luces, e imaginería, trae aparejada una tensión a menudo oculta, y es que estamos ante un misterio, maravillosamente expresado por el antiguo poema latino “Oh Magnum Misterium”

Oh magno misterio y maravilloso sacramento
Todos los animales vieron nacer al Señor
Yaciendo en un pesebre.
Oh bendita Virgen, cuyas entrañas merecieron
Llevar al Señor Jesucristo.
Aleluya

TODOS PIDEN SEÑALES

Todas las religiones demandan señales de sus dioses, sus héroes, sus modelos. La señal más portentosa de Jesús fue vencer la muerte, y ésta era y es, la esencia de la fe para los primeros cristianos según se desprende de los primeros escritos: Las cartas de Pablo y el Evangelio, luego canónico, de San Marcos. Este Evangelio considerado el más antiguo de los cuatro que habrían de conformar el Nuevo Testamento, varios siglos después, no contiene ningún relato referido al nacimiento. El capítulo inicial arranca con la predicación de Juan el Bautista, el bautismo de Jesús y su ministerio.

Pareciera que el nacimiento de Jesús, o al menos los detalles del mismo no eran de interés en ese momento. Como he escrito en otro post, la Navidad fue una celebración tardía y aun discutida, ya que se la acusaba de estar influenciada en creencias paganas. Dice un estudioso rabino: El mito del Hombre – Dios nacido de Madre Virgen, sin padre humano, y cuyo padre es la Deidad, existe en el paganismo desde hace miles de años”.

LUCAS Y MATEO

Aproximadamente 30 años después que fuera escrito el evangelio de Marcos, los evangelios de Lucas y Mateo contienen un minuciosa y por demás detallada información sobre el nacimiento. ¿Qué ha sucedido en ese lapso que explique un cambio tan importante? Posiblemente la destrucción de Jerusalem por parte de las legiones romanas como respuesta a un sangriento levantamiento de los sectores judíos más radicalizados, quizás creyendo que podría repetir las hazañas de Judas Macabeo. La respuesta de Roma fue violenta y la represalia sangrienta. La esperanza de un Mesías político se hizo trizas y había que aportar nuevas evidencias de que Cristo había sido el Mesías enviado por Dios para salvación de los hombres. Menuda tarea en momentos tan dramáticos.

Quizás por eso ambos evangelios incluyen un exhaustivo y pormenorizado (y poco confiable) árbol genealógico de Jesús, que además no coinciden entre ellos, ni en sus contenidos ni en sus objetivos. El de Lucas es ascendente y llega hasta el mismo Adán, en tanto el de Mateo es descendente y parte de Abraham

Es aceptado que Lucas conocía el evangelio de Marcos. Evidentemente Lucas consideró que era importante describir los detalles del nacimiento de Jesús. Es en este Evangelio, donde aparecen las historias que nutren tantos villancicos: El anuncio del ángel, el nacimiento de Juan el Bautista, los ángeles y los pastores y el viaje a Belén, aparecen exclusivamente en este Evangelio.

Por Lucas nos enteramos que Jesús nació en Belén por una circunstancia excepcional: Sus padres que eran de Nazaret, viajaron a esa pequeña aldea para ser censados. Este viaje con María en cinta es la causa de que Jesús naciese en un pesebre y la posterior formación de la teología de los necesitados y los pobres. Dios, en Belén, está al alcance de todos y Belén está en todos lados.

El Evangelio de Mateo también narra el nacimiento agregando detalles únicos. Es aquí donde se narra el dilema de José y su noble actitud para salvar a María. También relaciona el nacimiento de Jesús con la profecía de Isaías: “La virgen quedará en cinta y tendrá un hijo al que pondrán por nombre Emanuel”.

Mateo no menciona en absoluto el viaje a Belén y si solo contáramos con su texto, deberíamos suponer que Jesús habría nacido en Nazaret donde vivía con su familia. Pero en el capítulo 2, Mateo no solo confirma el nacimiento en Belén sino que lo relaciona con una antigua profecía del profeta Miqueas: “Y tu Belén de Judea no eres la más pequeña entre las principales ciudades de la tierra, porque de ti saldrá un gobernante que guiará a mi pueblo Israel”. Este es el pasaje donde se describe la visita de los magos de Oriente, que solo aparece en Mateo. Este pasaje parece desconectado del anterior. También solo en Mateo se describe la huida a Egipto y la matanza de los niños por orden de Herodes.

EVANGELIOS Y CONTROVERSIAS

Es aceptado que los evangelistas tuvieron visiones distintas del significado de Jesús y que a menudo “acomodaron” los hechos para hacerlos coincidir con sus intenciones. Así Mateo, que al parecer era judío, intentó continuamente relacionar a Jesús con el Antiguo Testamento, como en el caso de la profecía de Isaías o de Miqueas o los paralelismos con la historia temprana de Moisés, o la ascendencia de Abraham.

En tanto Lucas, que es considerado el evangelista de los gentiles (paganos) pareciera que intenta dar respuestas al mundo pagano. La ascendencia de Jesús es entonces Adán, el primer hombre de la humanidad toda.

Para cuando ellos escriben, tanto judíos como paganos, ya se ha iniciado una controversia con los cristianos, como se desprende del texto de Pablo. Pero esa controversia se irá haciendo cada vez más violenta. Sospecho que mucho de lo escrito en estos evangelios, es producto de esa controversia y de la necesidad de dar respuestas a la misma, una vez que la primera generación de cristianos pasara y se hiciera evidente que la venida del Reino no era tan inminente como se pensaba.

Los evangelistas no fueron historiadores, eran hombres de fe y hoy parece evidente que acomodaron los hechos, las palabras de Jesús para hacerlas coincidir con sus propias perspectivas. Quizás en esta lucha dialéctica contaminaron su propia visión. Lo que es seguro que no tenían idea de que sus textos serían hoy sujetos de estudio y traducciones a menudo deformadoras. Agreguemos a las “acomodaciones”, el peso de la transmisión verbal y sus contaminaciones inocentes o mal intencionadas. Hoy sabemos por ejemplo que en el pasaje de Isaías (7:14) utilizado por Mateo, la palabra correcta no sería virgen sino “doncella o joven”. La frase correcta sería: “La joven quedará en cinta y tendrá un hijo al que pondrán por nombre Emanuel”.

El culto a la virgen sin embargo tomó una dinámica propia y de ser la portadora cuyas entrañas merecieron llevar Jesús el Cristo, pasó a ser coredentora al lado mismo de su hijo, según el catolicismo. Más aun su propio nacimiento fue declarado por la Iglesia católica como “puro”, o sea virginal. De eso se trata el dogma de la Inmaculada Concepción de María.

LUCAS Y EL PAGANISMO

Lucas al mismo tiempo que enfrenta al paganismo, parece entrar en su universo. El nacimiento virginal, o para ser más amplios el nacimiento extraordinario, es parte de la religión. Era necesario entonces consolidar la idea de que Cristo había tenido un nacimiento extraordinario, para justificar un hecho extraordinario: La resurrección. Nacimientos extraordinarios se relatan en muchas religiones, algunas muy anteriores a Cristo.

Ya comenté el nacimiento de Dionisio, según la ahora, mitología griega, pero hay otros casos notables: Buda y Krishna.

EL NACIMIENTO DE BUDA

Siempre me ha parecido una historia encantadora la historia del nacimiento de Buda, nombre con que se conoce mundialmente a Siddhārtha Gautama quien naciera en el seno de una familia noble aproximadamente en el año 563 A. C. Su lugar de nacimiento fue en Lumbinī, en el reino de Kapilavatthu, una aldea del Terai (en el actual Nepal) que está a los pies de los montes Himalayas.

El nacimiento de Buda

Su madre Māyā Devi era una de las esposas del rey. Siddhārtha fue el nombre escogido para el recién nacido, que significa ‘la meta perfecta’ o ‘la meta de los perfectos’. Māyā murió justo al nacer su hijo, que fue educado por su tía Payapati

Dice la leyenda que Māyā fue fecundada por un pequeño y bello elefante provisto de seis colmillos que hirió delicadamente su regazo sin causarle dolor. Al nacer, el pequeño Siddhārtha habría aparecido ante su madre sobre un loto mientras una suave lluvia de pétalos caía sobre ambos, y dijo: «Triunfaré sobre el nacimiento y la muerte y venceré a todos los demonios que hostigan al humano».

Según otra versión, Māyā soñó una noche que un pequeño elefante con seis cuernos y cabeza de color rojo rubí bajaba del cielo y entraba en su vientre por el lado derecho. Ocho sacerdotes le explicaron a su esposo que el niño sería santo y alcanzaría la sabiduría perfecta. Más tarde ella salió al jardín con sus sirvientas y caminó bajo un árbol sala, el cual se inclinó. La reina se colgó de una rama y miró a los cielos. En ese momento Siddhārtha surgió de su lado.

Dice también la leyenda, que cuando Gautama nació recobraron la vista los ciegos, los sordomudos hablaron y una música celestial llenó el mundo.

En un muy interesante libro “Investigación sobre Jesús”, el teólogo Mauro Pesce describe una versión del nacimiento de Jesús muy similar. Esta versión se halla en un texto no canónico, llamado la “Ascensión de Isaías”.

EL NACIMIENTO DE KRISHNA

Según el hinduismo, Krishna fue la octava reencarnación del VISHNU, aunque otras corrientes sostienen que Krishná es la forma principal de Dios, de quien Vishnú y los demás dioses emanan. Es uno de los dioses más importantes y adorados de la India.

En sánscrito la palabra Krishna significa “negro”, “oscuro”, Según la tradición habría nacido 3200 años antes de Cristo. Su nacimiento se produjo en un contexto trágico. Reinaba entonces el rey Kamsa, a quien el sabio Nárada Muni le profetiza que iba a ser asesinado por un hijo de su prima Devaki quien estaba casada con el noble Vasudeva. El rey encarceló a la pareja y mató a cada uno de los 6 hijos que tuvieron. El séptimo, Balarama, escapó de la muerte al ser transferido desde el útero de Devakī al de Rójini (otra esposa de Vasudeva)

Finalmente, cuando ya habían tenido 7 hijos, una medianoche se les apareció el dios Vishnú de cuatro brazos, y les dijo que serían los padres de su encarnación como Krishná. Según la leyenda, Krishná no nació a partir de la conexión sexual entre Devakí y Vasudeva, sino que fue transferido desde el corazón de Vasudeva al útero de Devakí. El bebé apareció ante ellos mágicamente. Ese octavo hijo sólo estuvo un instante en la cárcel: los guardias se durmieron, las puertas de la prisión se abrieron solas, y Vasudeva tomó en brazos al bebé y caminó hasta Gokula, a unas tres horas de camino. En Gokula entró en la casa de Nanda y Iashodá, que se encontraban durmiendo, y dejó a Krishná en reemplazo de Maya hija recién nacida de Iashodá. Volvió a la cárcel en Mathurá, se volvió a encerrar en la mazmorra, y Kamsa vino y tomó a la niña para asesinarla. Devakí le pidió por la vida de ella, indicando que la profecía se refería sólo a sus hijos varones. Pero la niña se escapó de las manos del rey y se convirtió en la diosa de ocho brazos, armada hasta los dientes, que lo espetó: «Estúpido, tu muerte ya ha nacido en este planeta». Y desapareció.

Infancia de Krishna

Al darse cuenta de que Krishná había escapado vivo, Kamsa mandó matar a todos los bebés recién nacidos en las cercanías de Mathurá.

Devakī y Vasudeva siguieron presos hasta que Krishná los liberó 16 años más tarde, al matar al rey Kamsa. En total estuvieron presos unos 24 años

ENCARNACIÓN – REENCARNACIÓN – SUSTANCIACION

Que Dios se haya hecho carne, podría se compartido por muchas religiones. El bahaismo una religión nueva, por ejemplo, afirma que Dios se ha manifestado según la carne muchas veces y que Cristo es una de muchas manifestaciones de Dios a través de la historia humana. Esto me parece razonable, ¿Por qué Dios habría de esperar tanto tiempo para encarnarse?. ¿Qué pasó con los miles de años de humanidad antes de Cristo? ¿No pudieron acceder a la salvación?

La idea dualista de un Espíritu Santo independiente de la carne que puede entrar y salir del cuerpo, es antigua como la religión. Pero en el caso de Cristo no solo se reclama la unicidad y la unigenitidad del Hijo, sino que se reclama la consustanciación.

Ya en las cartas de Pablo, encontramos la tensión generada por la encarnación, que en los primeros años del cristianismo generó dos corrientes que son recogidas por el apóstol. Según Mauro Pesce:

1) Dios se hace hombre, el Espíritu se encarna en el mismo momento de la concepción, y aun antes de nacer Jesús posee una dignidad sobrenatural. Esta corriente es llamada “teología descendente”. Pablo parece expresar esta línea cuando dice en la carta a los Filipenses (2 v. 2-8), en un largo pasaje escrito en versos que parece un himno: “Haya pues en vosotros este sentir que hubo en Jesucristo, el cual estando en condición de Dios no se aferró avaramente a ser igual a Dios, sino que se vació él mismo, y tomó la condición de siervo hecho semejante a los hombres y estando en condición de hombre se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz”.

2) En cambio la otra corriente, llamada teología ascendente, Jesús nace como hombre y asciende a la condición divina por un acto sobrenatural. Dice Pablo en la carta a los Romanos (1 v.2-3): “Acerca de su Hijo, que nació de la estirpe de David según la carne, establecido Hijo de Dios en poder conforme al Espíritu de santidad por la resurrección entre los muertos.”

PARTE DE LA RELIGIÓN: LA MUERTE Y RESURRECCIÓN

Ambas corrientes terminan en la muerte y la resurrección. Pero los caminos son distintos. ¿Cómo venció Cristo a la muerte? Su esencia divina le permitió llegar al cerro de la gloria de la resurrección volando desde su condición de Dios o trepó piedra por piedra, como un mortal plenamente igual a nosotros.

La tumba abierta

¿Qué pasó en esos tres días antes de la resurrección? Cristo, Dios hecho carne ¿venció a la Muerte en una lucha cuyo fin estaba predestinado desde el comienzo de los tiempos?, o como hombre mortal, hijo del hombre, ¿peleó y ganó una batalla con final incierto?

¿Y finalmente, qué hilo nos conecta a esa resurrección y nos permite tener la esperanza de alcanzarla?

La mejor respuesta por Tomás Luis de Victoria:

Canta el Sexteto Cantabile dirigido por Betty Sainz de Rodríguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s