► LA REFORMA PROTESTANTE INICIA

LA MÚSICA EN LA REFORMA

¿Cuál Reforma?

Por Pablo Sosa
Profesor Emérito de Liturgia e Himnología
Instituto Universitario ISEDET

Publicado con permiso del autor

Martín Lutero, martillo en mano, clavando sus 95 Tesis en  la iglesia de Wittenberg, Alemania, un 31 de octubre de 1517, es la instantánea “billiken” elegida comúnmente para señalar el comienzo  de un movimiento, a la sazón imprevisible, de importantísimos cambios de todo orden, religioso, político, social y cultural, que incluirían en primer lugar, como es natural, la iglesia, su liturgia, y específicamente la participación activa del pueblo en ella.

Retrato de Lutero y su familia haciendo música

Lutero y su familia haciendo música

En este último punto, el de la participación popular, Lutero es incomparable. Como buen aficionado a la música (cantor y avezado ejecutante del laúd), concede un lugar absolutamente prioritario al canto comunitario.  A tal punto que apenas siete años más tarde (1524)  promueve la publicación de  lo que mucho tiempo después llamaríamos un “himnario”, es decir, un pequeño libro de “cantos espirituales”, preparado por uno de sus amigos y asesores musicales, Johann Walter (1496-1570). Éste sería el comienzo de un movimiento dentro de otro movimiento, tan imprevisible como el primero, verdaderamente revolucionario en el terreno musical y cultural de Alemania. Y volveremos a él.

Pero la ocasión se presta para hacernos antes una pregunta muy importante: ¿qué había en este terreno antes de Lutero?  O en términos más generales, ¿qué había antes de la Reforma iniciada por él? Y aquí es donde descubrimos uno de los capítulos más fascinantes y a la vez menos conocidos entre nosotros de la historia de la iglesia, y más concretamente del canto congregacional.

Podés leer el texto completo en el archivo PDF adjuntadoLA MÚSICA EN LA REFORMA

Anuncios

Acerca de educavallo

Nací en la ciudad de Buenos Aires el 5 de mayo de 1952. Actualmente me desempeño como coordinador del area de computación del Colegio Bayard. También soy organista de la Iglesia Metodista.
Esta entrada fue publicada en MÚSICA Y FE, TEOLOGÍA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s