► EL PAGANISMO CRISTIANO

LOS CRISTIANOS SOMOS PAGANOS

 por Eduardo E. Cavallo

VENI REDEMPTOR GENTIUM

VENI, redemptor gentium,
ostende partum Virginis;
miretur omne saeculum:
talis decet partus Deum.
Ven, redentor de las gentes
Muestra tu parto virginal
Admiren todos siglos
el nacimiento que nos trae a Dios

El gran himno de adviento de Ambrosio de Milán ha llegado a nuestros días, se puede leer traducido en el Himnario Cántico Nuevo.

El redentor de las gentes, es el redentor de los gentiles, palabra que los judíos daban a los que no profesaban su fe, y luego los cristianos dieron a los que no eran cristianos. La palabra Jentil la utilizaban  los vascos para describir a los paganos de su tierra. Y es esta otra acepción posible de gentil, así el himno de Ambrosio, podría traducirse en “Ven Redentor de los paganos”.

Pagano es un concepto que se encuentra por vez primera en inscripciones cristianas de principios del siglo IV  en el ámbito cultural del Imperio romano para designar a quienes en aquella época veneraban a los dioses y, por ende, rechazaban la creencia en un dios único que, según las creencias judías y cristianas, se habría revelado en la Biblia.

Aunque algunos paganos podían tener creencias filosóficas de tipo monoteísta, se diferenciaban de los judíos y cristianos (y posteriormente de otras religiones abrahámicas como el Islam) en que no consideraban a la Biblia como libro sagrado ni rechazaban las prácticas tradicionales de veneración a los dioses, que cristianos y judíos calificaban de idolatría.

Es un término peyorativo, despectivo y aun lo es hoy. Sin embargo los tiempos han cambiado y ha surgido un neopaganismo que no se oculta si no más bien se expone como una alternativa religiosa más. Pero esto es harina de otro costal.

PAGANISMO O LOS DEL PAGO

Etimológicamente, el término proviene del latín pagus y de ahí paganus, que literalmente significa: hombre del campo, campesino, aldeano, paisano. Del término pagus ha derivado también el actual “pago”, como sinónimo del pueblo de origen o localidad donde habita una persona.  Como vemos ya en esa época los hombres de campo eran mal considerados :=)

Existen dos versiones sobre el origen del término latino paganus aplicado en un contexto religioso.  Según la más difundida de estas teorías, se trataría de un término peyorativo que haría alusión a la subsistencia de las prácticas de adoración de los dioses en ámbitos rurales, mientras que en las ciudades predominaban ya las creencias cristianas.

Sin embargo los decretos imperiales contra la antigua religión habla de sus devotos como paganos en el año 365 d. C., cuando ellos eran aún la gran mayoría en las ciudades romanas. En el cuarto siglo, cuando la palabra “pagano” era usada en el sentido que se usa hoy, las ciudades eran lugares donde los dioses de Grecia y Roma aún eran fuertes. Juan Crisóstomo dice, en un sermón del año 385 D.C., que los cristianos eran solamente un quinto de la población de Antioquia, y hay amplia evidencia de que lo mismo sucedía en Roma.

LOS CRISTIANOS SOMOS PAGANOS

El término pagano y sus equivalentes en otros idiomas también han sido utilizados por corrientes cristianas para designar a otras que se definen como cristianas pero conservan cultos sincréticos que recuerdan al paganismo. Por ejemplo, en la Iglesia de Bizancio los iconoclastas consideraban paganismo el culto a las imágenes de los iconodulas. Para algunos grupos protestantes el culto a los santos de la Iglesia Católica de Roma es paganismo. Igualmente, algunos eclesiásticos católicos europeos calificaban como paganas o según cuales semi-paganas prácticas sincréticas de los nativos americanos o asiáticos evangelizados.

LA CRUZ Y LA ESPADA CONTRA LOS PAGANOS

Es una regla que cuando las religiones se hacen oficialistas, se ponen soberbias, y buscan por todos los medios imponerse a las demás. Cuando el cristianismo se hace religión oficial, con la conversión de Constantino (edicto de Milán en 313 DC), se inicia un período de expansión cristiana y de aniquilación de las religiones “antiguas” o “paganas”. Y así siguió a lo largo de la historia, la cruz y la espada, convirtiendo a los paganos por las buenas o por las malas.

Para ser justos, estos “cristianos”, creían que estaban salvando almas y que si tenían que torturar o quemar el cuerpo, lo importante al final era la salvación del alma.

EL DIOS DE ISRAEL

La historia de Israel es conmovedora, quizás alguno podría argumentar que estamos más sensibles a ella pues vivimos en una sociedad “judeo cristiana”, pero lo cierto es que es un pueblo monoteísta que nace y se desarrolla entre pueblos, naciones politeístas. Es un caso único, aunque la historia menciona un corto período monoteísta en Egipto bajo el reinado de Akenatón.

Los israelitas atravesaron los siglos en contacto con pueblos politeístas y mantuvieron un núcleo importante de su fe en Jehová el Dios de Israel. Muchas luchas externas e internas costaron mantenerse fiel a este Dios, y rechazar las promesas tentadoras de otros dioses vecinos.

EL PERÍODO HELÉNICO – LOS DIOSES DEL OLIMPO

En el siglo II AC Israel es invadida por los seléucidas y en el año 175 AC bajo el reinado de Antíoco IV, éste inicia un proceso obligatorio de helenización: Se suprimen la autonomía de la comunidad judía, el sábado, el culto, la circuncisión. Se profana el Templo con un altar a Zeus (año 167 a.C.).

TEMPLO DE ZEUS

Este proceso es resistido por muchas tribus israelitas y sobrevienen las guerras macabeas, encabezada por Judas Macabeo, quien parcialmente restaura la fe de Jehovál. Apenas 100 años después, Israel es invadida por los romanos y Pompeyo entra triunfante en Jerusalén. Cuando el conquistador ingresa al templo se asombra por la ausencia de figuras: En este templo no hay Dios?

Este racconto es importante para entender  porque los judíos rechazan algunas de las ideas de la teología cristiana y las consideran paganas (peyorativamente hablando).

Y EL VERBO SE HIZO CARNE

La afirmación de los cristianos de que Cristo era Dios encarnado era escandalosa para los judíos. Se les había enseñado desde Moisés: No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra”. Dios ni siquiera tenía nombre, la palabra Yavé es impronunciable: “El que soy”.

¿Cómo podrían aceptar la encarnación de Dios en un cuerpo humano?

Pero además la idea de la encarnación era pagana, porque los griegos, contra los que habían luchado tan encarnizadamente,  tenían dioses que se encarnaban, compartían las miserias y los placeres humanos, tenían hijos con los mortales. Por ejemplo, en la mitología griega se relata como Zeus se enamora de una de las vírgenes del templo de Tebas, llamada Semele. Se encarna y tiene relaciones con ella, quien queda preñada y da a luz a Dionisio. Dionisio (Baco para los romanos) era el semidios de la alegría, y al morir su madre baja al Hades y la rescata de la muerte.

Estas historias guardan simetrías con la narración del nacimiento de Cristo,  con su carácter divino, su lucha y victoria sobre la muerte. Si bien los motivos, los medios y las consecuencias eran otros, fueron sin duda una fuente de rechazo y separación de los judíos hacia el cristianismo emergente.

EL DIOS DE LOS GENTILES

Excepto algunos grupos judíos menores que de buena fe se convirtieron a Cristo, manteniendo sus costumbres judaicas, el cristianimo se expandió principalmente entre los paganos y Jesús se convirtió en el Dios de los gentiles y San Pablo en el apóstol de los gentiles. Convertir a los gentiles de sus creencias paganas a la nueva fe en Cristo tuvo sus consecuencias, porque las creencias antiguas son difíciles de renovar. Surge así lo que se denomina sincretismo, que no es otra cosa que una fusión de costumbres para facilitar el cambio o la conversión. No es necesario “circuncidarse” afirmaba San Pablo para beneficio de los gentiles que veían en esta ritual judío una forma de violencia y les provocaba un gran rechazo.

El culto a los santos que practica la iglesia católica es una forma de sincretismo, y no en vano muchos consideran el culto a los santos y aun a la virgen una forma de paganismo. Por cierto que muchos templos católicos parecen templos helénicos y Pompeyo se sentiría cómodo y a gusto en ellos.  En lo personal prefiero la austeridad y la elegancia de líneas de las Iglesias protestantes, aunque admiro la belleza de los frescos y vitrales del catolicismo.

Al ver a los creyentes arrodillados frente a estatuas, mi primer impulso es de rechazo, pero luego me obligo a recordar aquellas palabras “los hombres necesitan tocar lo divino en la Tierra” (al menos algunos hombres).

LA TRINIDAD UNA FORMA DE PAGANISMO

“Los cristianos no somos monoteístas”. Esta afirmación la escuché de una predicación metodista y actualizó un conflicto que yo ya me había planteado. No creemos en uno sino en tres que en definitiva son tres manifestaciones diferentes de un solo Dios. Padre, Hijo y Espíritu Santo. Debo decir que esta explicación de manual nunca me satisfizo.

Claro que hubo cristianos que rechazaron la Trinidad, los unitaristas, tales como los adopcionistas, los arrianistas, los servetistas. Todos condenados por herejes, arrasados o quemados por la Iglesia Trinitaria triunfante. Los unitaristas afirmaban que Jesús era  consciente de ser simplemente un hombre enviado por Dios al mundo para transmitir Su voluntad, pero que no era divino ni compartía la naturaleza del Padre.

El problema que se plantea es un problema de autoridad y de poder. Vencer lo establecido es muy difícil, si Jesús era solo un hombre inspirado y bien intencionado, el cristianismo no hubiera progresado. Los judíos le  enrostraban a los discípulos: “Nosotros tenemos a Moisés (a quien Dios había hablado) y sus leyes”. Por añadidura decían: ¿Uds. a quién tienen? ¿Quién los respalda?. La respuesta fue: A Dios mismo, porque Jesús es Dios hecho carne.

Esta “encarnación”, esta “corporización”, es sin duda producto de la antropocentrismo helénico, más que del monoteísmo judío. Es también una paradoja, no sé si nos hace más o menos universales. Pero la universalidad de Dios es tema de otro post.

Al observar el panorama desde lejos, y ver a un Dios que se manifiesta en tres personas, y luego a la virgen y a todos los santos, no puedo menos que extrañar el concepto y la vivencia del Dios de Israel: Yo soy el que soy. Y no puedo dejar de preguntarme si no hemos creado un nuevo Olimpo y si entonces no deberíamos actualizar y aplicarnos el gran himno de Ambrosio: “Ven Redentor de los Paganos”.

OLIMPO CRISTIANO

Anuncios

Acerca de educavallo

Nací en la ciudad de Buenos Aires el 5 de mayo de 1952. Actualmente me desempeño como coordinador del area de computación del Colegio Bayard. También soy organista de la Iglesia Metodista.
Esta entrada fue publicada en SOCIEDAD, TEOLOGÍA y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ► EL PAGANISMO CRISTIANO

  1. Pingback: EL NIÑO HA NACIDO « PARTE DE LA RELIGIÓN

  2. Milton Criollo dijo:

    Hola necesito saber quienes eran considerados paganos en los tiempos de DIOS Y quienes pueden ser considerados paganos hoy tambien como se manifiesta la confiansa en DIOS
    Gracias SALUDOS

  3. Elibeth Linares dijo:

    Como puedes decir que Jesús y Dios eran la misma persona,entonces a quien le rezaba el y con quien hablaba el antes de ser traicionado por Judas,y luego al ser crucificado,no tiene mucho sentido lo que dices

    • educavallo dijo:

      Estimada Elibeth
      Escribí esta reflexión en el 2009 y tuve que releerla para recordar su contenido. No encuentro un párrafo donde yo diga que Jesús y Dios son la misma persona. El espacio dedicado a la Trinidad es mínimo frente a todo el artículo, y más bien describe críticamente como se originó e impuso esa doctrina. No tengo ataduras confesionales, si bien he servido intensamente en la Iglesia Metodista (que es trinitaria). En todo caso sí puedo decir que mi pensamiento se acerca más al Unitarismo: hay un solo Dios y Jesús fue un profeta, uno de sus hijos, como yo o vos lo somos, en todo caso un hijo obediente hasta la muerte, una esperanza. Creo que la Trinidad fue un desarrollo posterior a los evangelios, producto de una necesidad de poder, que trajo muchas complicaciones doctrinarias y conlleva un cierto paganismo. No espero que estés de acuerdo, pero es mi idea formada en el estudio, el servicio y mi fe personal. Gracias de todas formas por leerme, no hay mucha gente interesada en estos temas hoy día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s