LA GENTE DE LA ESCRITURA Y LA ÚLTIMA REVELACIÓN

http://es.knowquran.org/coran

coran logoKnow quran es una organización formada por la Asociación Estudiantil Musulmana de la Universidad del Estado de Oregon (EEUU) que tiene por objetivo difundir la palabra del Corán en otras lenguas.

La iniciativa hay que significarla en el contexto cultural religioso del Islam. Los musulmanes consideran que el Corán es un texto sagrado siempre y cuando esté escrito en su lengua originaria: el árabe clásico, lengua considerada sagrada. Aunque admiten las traducciones para que la palabra sea conocida por aquellos que no hablan árabe (la inmensa mayoría de la humanidad), la traducción es considerada por su aporte didáctico, como un puente para entender el texto original. Una traducción no se considera un texto sagrado, ni un verdadero Corán, sino una interpretación humana del mismo.

Claro que como he afirmado en entradas anteriores, hay que tener cuidado con las generalizaciones, hablar de “los musulmanes” como un todo único e indiferenciado. puede ser un error. Por empezar los musulmanes están divididos en 2 grandes grupos: los Shiitas y los Sunitas que mantienen diferencias importantes, que a menudo se transforman en conflictos.

En la página Know Quran encontramos 10 traducciones del corán, entre ellas una al castellano de donde extraigo el siguiente texto correspondiente a la Sura (capítulo) 97

Sura 97. El Decreto

¡En el nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso!

97:1 Lo hemos revelado en la noche del Destino.
97:2 Y ¿cómo sabrás qué es la noche del Destino?
97:3 La noche del Destino vale más de mil meses.
97:4 Los ángeles y el Espíritu descienden en ella, con permiso de su Señor, para fijarlo todo.
97:5 ¡Es una noche de paz, hasta el rayar del alba!

El Corán que literalmente significa “la recitación” es el libro sagrado del Islam y para los musulmanes contiene la palabra de Dios revelada a Mahoma por medio del ángel Gabriel (los ángeles y el Espíritu descendieron con ella). Esta revelación fue literalmente “dictada” o “recitada” por el ángel a partir de la noche que en la Sura es llamada “la noche del Destino”, iniciando un proceso que duró varios años (más de mil meses). Durante el proceso de “recitación” las palabras fueron transmitidas oralmente o escritas en hojas de palmera, trozos de cuero o huesos. Al morir el profeta, en 632 DC, sus seguidores comenzaron a reunir las revelaciones y aproximadamene 20 años después tomaron la forma que hoy conocemos, 114 capítulas (azoras) cada uno dividido en versículos (aleyas).

El texto es claro al expresar el objetivo de Dios: “fijarlo todo”. Fijar su palabra para el mundo. Sorprendentemente esto fue necesario, para los musulmanes, porque judíos y cristianos que habían recibido la palabra de Dios anteriormente, la adulteraron y sus escritos como el Tanaj (biblia hebrea), y el Nuevo Testamento cristiano están llenos de errores de interpretación o traducción. Para los musulmanes Moisés, los profetas y Jesucristo (que fue un gran profeta, pero profeta al fin) anunciaron a Alá, pero sus seguidores malinterpretaron la voluntad de Dios y por diversos caminos lo que transmitieron y enseñaron fue erróneo. A diferencia de sus predecesores, para el Islam el Corán es un libro “increado”, una “revelación eterna”, exenta de errores o malinterpretaciones. Increado significa que no fue “creado” por el hombre, sino que Mahoma fue un conducto para recibir la palabra de Dios, casi se diría en estado de inconsciencia, sin capacidad de “interpretarla” o “modificarla”. De allí que el lenguaje (el árabe) en que se produjo esta comunicación sea también “sagrado”.

coranTRADUTTORE , TRADITORE

Es verdad que la traducción implica una interpretación. A menudo los conceptos o significados de una cultura no tienen una precisa correspondencia en otra. El Evangelio de Juan comienza diciendo: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”. La palabra Verbo se eligió para traducir un concepto griego, el LOGOS, que no tienen una correspondencia exacta en castellano. De la misma manera, los griegos no tienen una palabra equivalente a Amor. En todo caso los griegos utilizan 3 palabras diferentes para el concepto amor según el contexto de las relaciones: Filo, Agape, Eros. En toda traducción enfrentamos problemas lingüísticos pero también hay otros problemas que están relacionados con la intencionalidad o con la interpretación que se le quiere dar a un hecho descripto. La intencionalidad del traductor puede estar bien intencionada o no pero constituye otro factor de distorsión.

MI PRIMER CORÁN

Mi Primer Corán

Mi Primer Corán

Compré mi primer Corán (en castellano claro) en los 90. Me intrigaba particularmente “la Noche del destino”. La edición de 1998 era de la editorial Need y el traductor era un tal Hernández Catá, que a su vez había tomado un texto en francés publicado en París en el Siglo XIX. Sabiendo las implicaciones que tantas traducciones podrían tener sobre su veracidad, una nota de los editores informaba: “La presente edición del Koran que contiene una detallada vida del profeta Mahoma, ha sido revisada y aprobada por estudiosos de la comunidad islámica en la Argentina”.

Las suras no están ordenadas cronológicamente, así que el principio está en la Sura 97. Rápidamente llegué a la Sura 98 donde leí un texto inquietante que difiere si no en significado, sí en el impacto emocional que ejerce sobre el lector desprevenido, respecto a la versión de Know Quran. (La diferencia en la numeración de las “aleyas” no es un error de transcripción e ignoro a qué se debe.)

SURA 98 – LA EVIDENCIA

VERSIÓN KNOW QURAN

6 Los que no crean, tanto gente de la Escritura como asociadores estarán, eternamente, en el fuego de la gehena.
Ésos son lo peor de la creación.

7 En cambio, los que crean y obren bien, ésos son lo mejor de la creación,

8 Y tendrán como retribución, junto a su Señor, los jardines del Edén, por cuyos bajos fluyen arroyos, en los que estarán eternamente, para siempre.
Dios está satisfecho de ellos y ellos lo están de Él. Esto es sólo para quien tiene miedo de su Señor.

SURA 98 – LA EVIDENCIA

VERSIÓN HERNÁNDEZ CATÁ

5 Los cristianos, los judíos incrédulos y los idólatras serán arrojados a los hornos del infierno y permanecerán allí eternamente. Son los más perversos de los hombres.

6 Pero los creyentes, los que practican la virtud y el bien, son los creados perfectamente por el Cielo.

7 Y sus recompensas están en mano de Dios que los hará habitar la mansión de eterna felicidad: el jardín del Edén que riegan los ríos de agua rumorosas.

8 Dios ha puesto en los fieles su complacencia, porque colocaron en la divinidad su amor. La dicha será el caudal futuro y eterno de los que le temen.

EN EL NOMBRE DE DIOS, CLEMENTE Y MISERICORDIOSO

La traducción de Catá me impactó entonces porque nombra explícitamente a los judíos y cristianos y los pone en el mismo plano que los idólatras. El castigo que les espera por no convertirse al Islam es brutal y por la eternidad y hasta se los cataloga como los más perversos de los hombres. En la versión más actual de Know Quran la mención es implícita, y aunque es lo mismo ya que la gente de la Escritura es el término para referirse a los pueblos abrahámicos que eran monoteístas y se guiaban por libros sagrados (es decir judíos y cristianos), el impacto es menos shockeante. De la misma manera “asociadores” eran los pueblos paganos que adoraban a varios dioses o a dioses locales. El Islam, como el Judaísmo y el Cristianismo tuvieron que abrirse paso y luchar con sociedades paganas. La única manera de obtener la felicidad que dará Dios es convertirse al Islam. Finalmente la roca en que se funda esta pertenencia es el temor a Dios. No está mal recordar que el término pagano es en estos textos un término “peyorativo”.

Cada Sura se inicia con esta invocación “En el nombre de Dios, clemente y misericordioso”. Si esto es así, (judíos y cristianos también lo enseñan), debemos concluir que el contenido y el tono de la sura 98 (estarán, eternamente, en el fuego de la gehena), demuestra o que Dios no es tal (clemente y misericordioso), o que el texto fue escrito por hombres incitados por el rencor.

LA PALABRA DE DIOS EN LA BOTELLA

Hay en este texto varios patrones comunes a las religiones:

1 – La relación Dios, obediencia, temor, premio futuro para la obediencia, castigo eterno para la desobediencia. Si bien el judaísmo y el cristianismo tienen como primer mandamiento el amor: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas” (Deuteronomio 6:5) o Bendito sea el Señor, que con su amor hizo grandes cosas sobre mí en momentos de angustia” (Salmo 31:21) o Así ustedes, firmes y con raíces produndas en el amor, podrán comprender con todos los creyentes cuan ancho, largo y profundo y alto es el amor de Cristo” (San Pablo a los Efesios 3:17-18), en forma sistemática se muestran también los peligros en desobederlo: “Pero si no obedeces al Señor tu Dios, ni pones en práctica todos sus mandamientos y leyes que yo te he ordenado hoy, vendrán sobre ti y te alcanzarán todas estas maldiciones: Serás maldito en la ciudad y en el campo. Serán malditos tu cesta y el lugar done amasas la harina. Serán malditos tus hijos y tus cosechas y las crías de tus vacas, de tus ovejas y de todos tus animales.” (Deuteronomio 28:15-19) o en el Nuevo Testamento “Ay de ti, Corazín! Ay de ti Betsaida! En el día del juicio el castigo para Uds. será peor que para la gente de Tiro y Sidón. Y tú, pueblo de Cafernaum, ¿crees que serás levantado hasta el cielo? Hasta lo más hondo del abismo serás arrojado”. (Ev. Lucas 10:13-16). Como en el juego del policía malo y el bueno, la zanahoria del paraíso y la felicidad eterna y la amenaza y el temor al infierno son reguladores de la conducta en las religiones.

2 – Otro patrón común es la necesidad de la invocar una autoridad para sostener sus enseñanzas y doctrinas, frente a un mundo hostil y a la competencia. ¿Porqué lo que yo afirmo es verdadero, quién me ha dado autoridad para hablar en nombre de Dios?. La respuesta es la misma: “mi” autoridad deviene de Dios. Entonces para los judíos Dios le dio a Moisés las tablas de la ley, para los cristianos Jesús es Dios mismo encarnado, finalmente para los musulmanes Dios le dictó a Mahoma la escritura palabra por palabra.

Pero en el caso del Islam, hay un factor que lo convierte en un caldo de cultivo de tensiones, conflictos e intolerancia. Es el caracter “increado” del texto. Si el texto fuese el producto de una construcción y de una interpretación humana, influenciada por circunstancias históricas, sociales y hasta sicológicas, el texto podría adaptarse a los tiempos y a la comprensión de los “otros”. Pero, si como afirma el Islam, ésta es la palabra incorrupta de Dios, y no se puede mover una coma, es Dios quien condena a judíos, cristianos, paganos, ateos y todo lo que no sea Islam al fuego eterno. Esto es teológicamente inaceptable y fuente de una tácita desvalorización del otro, del diferente a ese sistema de creencias. No estoy calificando a los musulmanes, sino al concepto de “increado” y a sus posibles y graves consecuencias para el entendimiento de “humanidad” que todos compartimos.

NO HAY PEOR ASTILLA QUE LA DEL MISMO PALO

La sabiduría popular de este refrán se aplica a la perfección en este extraño “triángulo religioso”. Judíos y árabes descienden de un mismo padre, Abraham, pero de diferentes madres Sara y Agar. Los judíos afirman que son el “pueblo elegido por Dios”, quien les otorgó la “tierra prometida”, le dio sus mandamientos y leyes y, que les prometió un Mesías para reponer su Reino en la tierra. Mil años después surge el cristianismo que se reconoce como un seguidor de esa relación con Dios, pero les dicen a los judíos: El Mesías ya vino en la persona de Jesús, que es Dios mismo encarnado, más grande que todos los profetas de Israel. Y Uds. no lo reconocieron, y en muchos pasajes hasta se acusa directamente a los judíos de haberlo matado. Finalmente seiscientos años después aparece el Islam, y les dice a judíos y cristianos, que Dios se les había revelado a través de Moisés, los profetas y de Jesús, pero que habían malinterpretado el mensaje de Dios, y que finalmente ellos, por intermedio del profeta Mahoma, habían recibido la palabra verdadera, increada, no interpretada de Dios. Este triángulo parece una versión histórica de la obra “A puerta cerrada” del dramaturgo y filósofo Jean Paul Sartre.

Seguramente los musulmanes originarios se habrán preguntado, ¿no nos pasará lo mismo a nosotros?, no vendrán otros a decirnos “estamos equivocados”. Para evitarlo crearon una condición (o quizás también la consideren increada), la doctrina del “último sello”, según la cual  Mahoma es el último profeta, o “el profeta del sello”, el que sella la revelación de Dios a la humanidad.

No es de extrañar la extensa historia de violencia que envuelve a las tres religiones. Es verdad que ellas reconoce también causas económicas y políticas, pero hay que reconocer al mismo tiempo, que las tres tuvieron apetitos terrenales de dominación, y aun hoy excepto en occidente, la organización del Estado y de la religión van de la mano.

A mi entender todas las religiones son expresiones históricas y temporales de una búsqueda eterna, la respuesta a preguntas existenciales: ¿Quién nos creó, qué hacemos aquí, quién es Dios, qué quiere de nosotros, hacia dónde vamos?. Si Dios ha necesitado crear 3 religiones que se hallan en continuo conflicto para comunicar su voluntad, deberíamos concluir que es un pésimo comunicador, o que Dios es demasiado complejo para entenderlo en un tiempo, a través de un único pueblo, en un único momento de la historia. No podemos fijar normas para evaluar el Universo, la Naturaleza, los dilemas morales tales como la esclavitud, la sexualidad, la enfermedad del cuerpo y del alma, el rol del hombre y la mujer, anclados en el pasado. Nadie puede encerrar a Dios, sellándolo en una botella como si fuese un genio del Siglo VI.

Cabe también la inquietante posibilidad de que Dios sólo sea una construcción humana, hecha a semejanza y necesidad de los hombres.

LOS BAHAI Y LA REVELACIÓN PERMANENTE

Los BAHAI, una joven religión nacida en Persia, afirman que la Revelación de Dios se ha seguido manifestando. Conocí a los BAHAI en mis bicicleteadas por el barrio de Caballito, donde se encuentra una de sus “casas”. Según la Wikipedia: “El Bahaísmo, más conocido entre sus seguidores, y la bibliografía relacionada, como Fe Bahá’í, es una religión monoteísta cuyos fieles siguen las enseñanzas de Bahá’u’lláh, su profeta y fundador, a quien consideran la Manifestación de Dios para la época actual. Los principios centrales de la Fe Bahá’í se resumen en tres unidades: la unidad de Dios, la unidad de la humanidad y la unidad de la religión como una serie de revelaciones sucesivas”.

En la ventana de su “casa” de Caballito, leí los principios sociales de los Bahai y no pude menos que sentirme atraído por ellos. Hay varias versiones, ésta es la que extraje de Wikipedia que es muy similar a la que leí entonces.

  • La unidad de la humanidad
  • La búsqueda individual de la verdad
  • La unidad de las religiones
  • La armonía entre la religión y la ciencia
  • La educación universal
  • La igualdad entre hombres y mujeres
  • La eliminación de toda forma de prejuicio
  • La eliminación de la pobreza y riqueza extremas
  • Un idioma auxiliar universal
  • La paz mundial basada en una legislación común

LA PALABRA DE DIOS COMO CONSTRUCCIÓN HUMANA

Estoy seguro que los grupos ortodoxos no pensarán lo mismo, pero la Biblia, tanto en su primera parte, el Antiguo Testamento que coincide en general con el Tanaj hebreo, como en el Nuevo Testamento es una construcción humana. Ni siquiera es un libro, sino una “colección de libros”, como lo indica por otra parte el mismo nombre Biblia (del griego “colección de libros”).

El Antiguo Testamento, basado en una recopilación de libros traducidos al griego por sabios rabinos en el siglo II AC, recoge momentos de la historia del pueblo judío, su génesis, sus leyes, su sabiduría, su poesía, su esperanza. Esta recopilación llamada Biblia de los Setenta o Canon de Alejandría, fue sujeta a revisiones y modificaciones. La lista (o canon) de libros bíblicos hebreos quedó establecida definitivamente para el judaísmo en el siglo II de la era cristiana, por el consenso de un grupo de sabios rabinos que habían conseguido escapar del asedio de Jerusalén en el año 70. Varios libros de la biblia de Alejandría fueron dejados de lado y son llamados Deuterocanónicos. Sin embargo nada es definitivo, las revisiones son continuas.

El Nuevo Testamento, se terminó de conformar en el siglo IV después de un complejo proceso de selección “supuestamente” inspirado por el Espíritu Santo. Los 4 Evangelios son identificados por sus autores, “según” Marcos, “según” Lucas, “según” Mateo y “según” Juan. Y ese “según” nos anticipa cierto relativismo en su contenido. Jesús jamás escribió un texto que sepamos. Las Epístolas recopiladas son claramente, obra de discípulos de Jesús dirigidos a comunidades específicas con problemas particulares y nunca pensaron que iban a ser parte de un texto “sagrado”. San Pablo en su primera carta a los Corintios afirma esa relatividad al decirles: “A los demás, digo yo (no es mandamiento del Señor): Si algún hermano tiene una esposa que no es creyente, y ella consiente en vivir con él, que no se divorcie de ella”. Es decir ésto que les digo es “mi parecer”, “mi interpretación”, no es un mandamiento que me diera Dios.

LAS RELIGIONES Y QUIÉNES SOMOS

¿Cómo afectan nuestra concepción del mundo los llamados libros “sagrados”? ¿Cómo afecta nuestra ética y nuestra relación con el prójimo? Solo tengo respuestas parciales. Deberíamos hacer una investigación amplia. En mi experiencia sé que muchos cristianos nominales no tienen idea de los contenidos de las Escrituras e imagino que algo similar debe suceder en otras religiones.  Muchos, quizás la mayoría, construyen una religión en base a rituales y “frases hechas”. En Occidente al menos, vivimos una sociedad donde todos somos “gente de la escritura” pero más de la Constitución Nacional y de las leyes que de las Escrituras sagradas. Todos estas regulaciones son construcciones humanas, y los mandamientos morales pueden incluso inferirse por la razón. Un texto “dictado” por Dios, intocable, eterno es impensable. Porque además cualquier texto, quienquiera sea su autor, necesita de un decodificador, un lector, que inexorablemente interpreta el significado, en función principalmente de sus emociones, adquiridas a lo largo de su vida, con hechos y palabras recibidas primariamente de sus padres, determinadas incluso por genes. El cerebro ama los patrones, “necesita” encontrar esquemas causa efecto, y si no los encuentra, los inventa. Esto no es “mala intención” sino parte constitutiva de lo humano.

Mi hipótesis es que si profundizamos el conocimiento de los textos “sagrados” encontraremos lo que “queremos” encontrar. Como decía un pastor de mi comunidad, “con la Biblia en la mano podemos llegar a justificar cualquier cosa”.

Cuando veo los esfuerzos de sacerdotes, pastores, rabinos e imanes para crear lazos de fraternidad, me pregunto de dónde viene esa fuerza. De las Escrituras no creo, porque ellas los divide, y cuando más se profundice en ellas y su esencia, mayor será la división. Fraternidad, justicia, amor al prójimo, parecen ser anhelos e ideales comunes a todos. Las Escrituras son una fuente de iluminación, pero al mismo tiempo deben ser definidas como “construcciones” humanas, y por lo tanto deber ser “escudriñadas” continuamente a la luz de esos ideales.

ALBERT SCHWEITZER LO HIZO

Entonces:

19 No apaguéis el Espíritu;
20 no menospreciéis las profecías.
21 Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente, retened lo bueno;
22 absteneos de toda forma de mal.

San Pablo a los Tesalonisences I – Cap. 5

El admirado Dr. Albert Schweitzer lo hizo y creo fervientemente que no importa de qué libro extrajo su inspiración, lo que nos admira es su obra. Y aunque no puedo preguntárselo creo que lo hizo por amor al prójimo y no para satisfacer a un Dios demandante, ni para ganar un paraíso. El sabría que “el que obra para ganar su vida, la perderá”.

Anuncios

Acerca de educavallo

Nací en la ciudad de Buenos Aires el 5 de mayo de 1952. Actualmente me desempeño como coordinador del area de computación del Colegio Bayard. También soy organista de la Iglesia Metodista.
Esta entrada fue publicada en SOCIEDAD, TEOLOGÍA y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s